Category Archives: Work

The ABC of Scientific Publications

Do you know your ABC for  your research area? These three elements can propel your acceptance rate as easy as 123.

A – Journal

Pick the journal or journals you want to send your manuscript to before you start to write. Become an expert on the vocabulary, figures, and topics that journal publishes. This way you won’t have to work double (or to the nth degree).

B – Coauthors

Like in Game of Thrones, pick your coauthors wisely. Each researcher has its own working style, preferred hours, and abilities. Pick those who want to reach the same objective as you do.

For example, if you are an amazing writing but a not-so-happy lab goer, look for those people who complements your strong points.

C – Time Frame

Establish a time frame from day zero. This step is crucial for: multitaskers, procrastinators, and graduate students Set dates for each manuscript delivery, schedule appointments with your advisor or team ahead of time (i.e. every other Tuesday), and assign tasks.

Building a schedule can increase your possibilities of having a publication by the date you want to. Remember, journal editors take their time reviewing, correcting, and publishing.

 

Finally, enjoy your work. Pick a topic you love, work with people you admire, and send manuscripts to the journals you read.

Disclaimer – I am not a scientist (yet). I’m a content creator and science passionate.

How I Went From Shy to People’s Person While Being True to Myself

I was a shy girl growing up. Being a book lover and shorter than my classmates didn’t help much. However, in high school I found out how to turn things around. I’m still a Potterhead and a bookworm but I’m also known as someone that is bubbly and constantly enthusiastic. Being a people’s person became one of my strongest assets.

It is pretty simple, you only need to take your so-called “flaws” and use them as strengths. For example, I listed four characteristics of mine that I started using in my favor without compromising my personality:

1. Good at listening

Years of “training” (aka being shy) have already made you an amazing listening buddy. Being able to listen to someone without interrupting is a skill in extinction. Use it wisely.

2. Remembering details

Being the quiet kid leaves room to remember many details, such as important dates, what the other likes and dislikes and the way they react. Details are a short road to be a people’s person.

3. Emphatetic

You are by nature an emphatic person. Caring and understanding others forges good relationships (friendships, work, networking). This only works if you remember to care about yourself too.

4. Reading people

This one has help me enormously at work. I have been a community manager, a public relations specialist, and now a days I’m a communication pro. Being able to know the what, how, and why of the people you approach can make a difference in your work and other relationships.

Took me years to realize that I already had under my belt these four skills. Please look closely at what you call “flaws,” and don’t be too hard on yourself, you may discover that you had many more strenghths.

Using the Scientific Method in Your Non-Science Related Job

One of our first lessons in junior high school was to memorize the steps of the scientific method. I remember this, even if I did not pursued a career in any STEM field. Yet, I have found that this method can be applied to my day-to-day work.

20160804_150323

The scientific method is a 4-step process. According to Rochester University is a way in “which scientists, collectively and over time, endeavor to construct an accurate representation of the world” (Wolfs, n.a.).

It all starts with observation (and listening carefully). That’s the way of humans. The scientific method steps are:

1. Observation

In my job, the people in my audience are also my speakers. I need to be aware of their choice of topics, goals, achievements, and expectations.

Patrik Edblad advice nails that point: “Surround yourself with the right people” (2016). This piece of thought is important because as humans, we start behaving like our social group. Remember high school?

Listen, observe, and then listen again. I can learn a lot by listening to a conversation, by asking questions, and by being observant. That’s how I get most of my stories.

2. Formulation 

This step is about creating a hypothesis that can explain the phenomena. Humans do this by instinct. “He didn’t text me back because ____.”

The problem is when we use a hypothesis like a conclusion. My advice is hard to follow, but I’m giving it anyway: keep an open mind. Your hypothesis is “x” but evidence showed that it is actually “y.”

When I do a formulation I try not to make assumptions, because it may hurt my workflow. What I tend to do is to write everything down: which article, to whom, at what time, and about what.

3. Prediction

We do not own a crystal ball, but experience and questions can help us predict what is happening. Then again, observation is important. You can also “create your own system” (Edblad, 2016).

Where you have your hypothesis “he hasn’t reply because he’s out of town.” If you ask questions is easier to make a prediction that just waiting. “Have you seen ‘x’?” “Can we set up an interview later on?”


4. Experimentation

This is my favorite step. There’s nothing I love more than to do something new: projects, articles, columns, workflow.

The experiments are to prove or disregard your initial hypothesis. Then you can learn how a certain person likes to work. Or how to elevate a pitch to a certain media outlet.

After that, don’t forget to get back to step 1. We never stop learning.

Sources:

Edblad, P. (2016). “Forget About Motivation. Focus on This Instead.” GoodReads. Online https://www.goodreads.com/author_blog_posts/10280231-forget-about-motivation-focus-on-this-instead 

Wolfs, F. (n.a.) “Introduction to the Scientific Method.” Rochester University. Online http://teacher.nsrl.rochester.edu/phy_labs/appendixe/appendixe.html

¿Contenido o texto? Tips para generar ambos

Redactando artículos durante un evento
Redactando artículos durante un evento

No pretendo ser una experta en la generación de contenido. Tengo más de seis años siendo blogger y por lo general redacto texto o columnas de opinión. Es mi hobbie. En el mundo laboral tengo un poco más de tres años y me ha tocado generar contenido. Soy una internacionalista disfrazada de comunicóloga y me encanta lo que hago.

¿Cuál es la diferencia entre contenido y texto? Creo que son varios elementos que distinguen una de la otra. Por lo general el contenido cuenta con una estructura más cuidada, se busca que sea calidad (aka ideas claras, redactado por ti, no copy paste), una redacción limpia y ,sí es apropiado, que cuente con fuentes o entrevista.

En mi primer trabajo tuve la oportunidad de realizar diferentes actividades dentro de mi área. Fue gracias a esto que encontré mi pasión: generar contenido. Tengo más responsabilidades y busco mejorar todos mis habilidades, pero es esa actividad la que más me gusta. He reunido una serie de tips en una lista no exhaustiva:

  1. Identifica tus “chispas de creatividad”: para mi blog suelo esperar a que llegue la inspiración, más no me puedo dar el mismo lujo para mi trabajo. Tengo identificados dos lugares donde fluyen mejor mis ideas, que son la regadera y en la fila para el café. Tengo conocidos que dicen que es al despertar de una siesta. Pon atención e identifica esos momentos.
  2. Piensa en tu audiencia: cada audiencia es diferente, algunos son expertos en un tema, otros buscar conocer datos no opiniones. Ponte en sus zapatos e intenta escribir lo más claro posible. Y aunque hoy en día se privilegia lo gráfico sobre el texto, eso no significa que tenga que sonar telegrafiado.
  3. Acepta la retroalimentación: el proceso de comunicación es de dos vías, hay un emisor y un receptor (o muchos receptores). Si no eres experto en el tema, consulta. Si mencionas a una persona, compartele tu redacción. Si incluyes una cita o fotografía, pide su aprobación. No te cierres a comentarios, retroalimentación, o a probar estilos diferentes. Este proceso puede tomar más tiempo, pero te ayudará a que el contenido sea lo más preciso posible.
  4. Ten confianza: este es un paso difícil para columnas de opinión, ya que puede prestarse a malos entendidos. Mientras el autor sea respetuoso y explique su punto de vista, las discusiones generadas serán provechosas. Cuando se trata de contenido, ten confianza en tus habilidades.
  5. Enorgullécete (y emocionate) de tu trabajo: es tuyo, tu lo generaste y se siente increíble verlo publicado.
  6. Retrabajar rinde frutos: la calidad mejora cuando lo leen otros ojos o bien cuando lo editas. No dudes en invertirle un poco más de tiempo, esto te permitirá tener un mejor resultado.
  7. Sé realista: me siento un poco hipócrita dando este tip, ya que soy la persona menos realista. Cada mañana llego con la expectativa de terminar con todo lo que tengo en mi lista de pendientes y redactar lo inimaginable. Mi recomendación es sé realista con los tiempos, con la forma en la que manejas tu calendario editorial y con la cantidad de notas que puedes generar.
  8. Agrégale el “extra”: también conocido por los expertos como en el gancho. Para mí es como agregar sazonador a la comida. Busca que el contenido generado ofrezca algo diferente/nuevo/único.
  9. No te “cases” con una receta: no existe el proceso perfecto. El mundo está en constante cambio. Las organizaciones y las personas cambiamos. Mejor ten tu “set” de pasos o elementos básicos: tema, fotos, ideas clave, lo que funcione para ti y para tu audiencia.
  10. Disfruta el proceso: este es el tip más importante de todos.

¡A escribir!

Las 9 lecciones que aprendí tras leer “Dr. Q”

20160501_200955Como sucede en ocasiones, me encontraba una tarde de domingo en búsqueda de inspiración. Tal es mi inserción en la cultura millenial que coloree un mandala, salí al aire libre y me di cuenta que necesitaba algo más sustancial: un libro. Así que paseando por la biblioteca esperaba que algún título saltara a mi vista.

Fue así que me encontré con “Dr. Q. La historia de cómo un jornalero migrante se convirtió en neurocirujano”. Desde un inicio me atrapó con sus anécdotas de su familia y los contrastes entre vivir en México y en Estados Unidos. Sin embargo, no esperaba aprender de él. A continuación les presento las nueve lecciones que aprendí en sus 408 páginas:

1. No importa quien seas, todos tenemos una historia valiosa por compartir

“No importa cuán diferentes seamos unos de otros -negros, blancos, amarillos, judíos, cristianos, ricos, pobres, educados o no-, nuestros cerebros son iguales, del mismo hermoso y noble color gris” (Quiñones-Hinojosa, p. 345)

2. Todo es aprendizaje: jugar de niños, pasar tiempo con tu familia, los accidentes, los viajes y las complicaciones de la vida adulta

“Los recuerdos surgieron no solo de mi entrenamiento, también de trabajar con motores de autos cuando niño, de arrancar hierba, manejar tractores, palear sulfuro y raspar sebo de pescado; de reparar y soldar las tapas de los tanques de tren -y de encontrar la manera de brincarme todo tipo de cercos” (Quiñones-Hinojosa, p. 317)

3. Por algo suceden las cosas: para aprender en el presente, darle significado al pasado o descubrirlo en el futuro

“Todo tenía sentido, hasta mi escape del conato de choque en el hielo. No solo estaba destinado a conocer al Dr. Schmidek, necesitaba aprender de nuevo las lecciones de Tata Juan” (Quiñones-Hinojosa, p. 357)

4. Todos tenemos miedos por superar: trabaja en ello

“Habían quedado atrás los días en que la inseguridad por mi acento o mis antecedentes me hicieran sentir que no estaba a la altura de otros” (Quiñones-Hinojosa, p. 320)

5. Deja que tu trabajo hable por ti: trabajar duro aplasta prejuicios y discriminaciones

“Algunos vieron mi premura como el colmo de la arrogancia … por haber nacido en el extranjero, concretamente por haber nacido mexicano” (Quiñones-Hinojosa, p. 343)

“<<¿Es verdad que el médico es un sucio mexicano? No hay otro cirujano que pueda ver?>>” (Quiñones-Hinojosa, p. 344)

6. Crea un sistema de apoyo: familia y amigos

“nunca olvidé que la confianza que Anna tenía en mí y su apoyo constante eran los ingredientes mágicos que me ayudarían, y a mi familia, a hacer nuestros sueños realidad” (Quiñones-Hinojosa, p. 323)

7. Identifica posibles mentores y crea cercanía con ellos

Alfredo menciona que su abuela, Nana María fue una influencia cercana por su trabajo como partera, así como los doctores que conoció durante sus estudios y su residencia. Lo más importante es que ellos lo apoyaron en los altos y bajos de su carrera, ya que se convirtieron en una guía.

8. Convierte tus ‘debilidades’ en fortalezas

“era esencial imponer una inmediata sensación de calma que fuera más poderosa que el miedo…para así poder seguir el rumbo quirúrgico de salvar vidas” (Quiñones-Hinojosa, p. 324)

9. Busca inspiración en otros

Que nuestras acciones sean en búsqueda del bien a la sociedad, en ayudar, respetar, buscar alternativas, trabajar duro y enseñar por el ejemplo.

 

Bibliografía:

Quiñones-Hinojosa, A. Eichler, M. (2013). “Dr. Q. La historia de cómo un jornalero migrante se convirtió en neurocirujano”. LID Editorial Mexicana: México.

La (in)esperada crisis de los 25

soplando la velitaLlegó la crisis de los 25, de la que tanto te burlabas. Sin saber cómo, llegaste a tu cuarto de siglo. En ese momento en que las manecillas del reloj anuncian tu vejez, te das cuenta que aún no has salvado al mundo. Todo lo que soñaste hacer y aún no has logrado continúa empolvándose con el resto de tu “bucket list”. Te das cuenta que el tan proclamado “forever young” es ahora un chiste que se cuenta solo, al pensar en deudas, trabajos y un futuro incierto.

Cumpliste 25 y ya para entonces tuviste que redireccionar tus metas y planes al menos un par de veces. Tu “yo joven” ya se acostumbró a que los sueños e ilusiones han sido pisoteados un centenar de veces.

Ahora te enternece ver a los “chicos optimistas” que te recuerdan a ti, a lo que fuiste, armados de palabras grandes, teorías y educación universitaria. Ahora en tus reuniones recuerdan con anhelo lo que “hacían antes”, esas aventuras de intercambio y de tus “libres” entre clase y clase.

Ahora a tus 25, prefieres la tranquilidad, y no sólo de un restaurante ruidoso a un café ambiental, sino en todos los aspectos: buscas tranquilidad y estabilidad laboral, tranquilidad y estabilidad en tus relaciones afectivas, para aspirar a un futuro “tranquilo y estable”.

El “cuando sea grande” ya no es esa joven promesa que iba a cambiar al mundo con su intelecto, ahora lo vas abonando a la cuenta de la “edad adulta” con cada decisión financiera que tomas. Al soplar la única velita de tu pastel (porque 25 velas son simplemente excesivas), te tomas unos minutos para repensar todas tus decisiones: las buenas y las malas, las que te llevaron al aquí y el ahora, que a pesar de su “asegunes” ese aquí y ahora se siente magnífico.

Porque, no has salvado al mundo, pero tampoco has fracasado rotundamente y aún quedan mil y una opciones que no has probado. Y así, de repente, te das cuenta que lo mejor está por venir. ¡Sopla esa velita! Que esto es una carrera contra el tiempo y aún te queda tanto por dar.

Can the people that define success, please stand up?

Who defines success? Why do we say someone is successful and someone is not? What are the rules?

Humans are competitive by nature. We compete for jobs, attention, recognition, love, education, and so on. We have endured wars and we are eager for a match or game of our favorite sport team. In science, we had Charles Darwin talked about the survival of the fittest in his book “ On the Origin of the Species.”
Yesterday, I was at yoga after a long work day and started thinking: who decides if I’m successful or not? The unposken rule usually is, if you appear in the mainstream media, then you are successful. And this may be due to a breakout Start Up, a reality show, a political race or a high profile job.
At school, grades and awards were the way to measure success. But that doesn’t translate to the work arena, the numbers on your bank account doesn’t make successful. Then what is it? A senior position may not make you happier, but it makes you successful in the company organization chart?
While driving home after yoga I started compiling characteristics that I see as successful and that I would like to be measured for: hapiness, health, peace of mind, and mentoring system. Do you agree? Would you add something else?
What makes you successful