S.O.S: Volví a mis padres adictos a Netflix

Mea Culpa. A veces me siento como la oveja negra de la generación Millenial: me encanta el papel de libretas y libros, olvido mi celular en casa y tengo el mínimo de apps en mis electrónicos. La historia de como volví adictos a mis pobres padres comienza así:

En noviembre del año pasado, decidí volver a pagar Netflix tras no haberlo usado en varios años. Recuerdo que lo cancelé en mi momento cúspide godinez. Tras graduarme de la universidad veía muy poco los contenidos de Netflix y me parecía un desperdició pagar por algo que no uso y con mi sueldo de recién egresada. Sin embargo el 2016 fue el año de oro de Netflix: Stranger Things, OITNB, The Crown y Gilmore Girls: A Year in the Life. Fue esta última serie la que hizo toda la diferencia, porque mi mamá me informó que TENÍAMOS que verla. Acto seguido, reviví mi cuenta de Netflix y lo demás es historia. Tras ver el revival de Gilmore Girls dos veces, procedí a impartir la clase “Netflix 101” para mis padres y todo lo que involucra.

En mi defensa, no pensé que esto iba a pasar: llegar a mi casa del trabajo y ver a mis papás picadísimos viendo Netflix. Llegar a mi casa durante el fin de semana y mis papás comenzando una nueva serie de Netflix. Lo entiendo, la plataforma es genial y sus contenidos son buenos. Aún me duele no encontrar películas de Disney, pero la esperanza es lo último que muere. En fin, los alumnos de la clase de Netflix aprobaron y se graduaron del curso. En ocasiones, han superado a la maestra. No los puedo culpar, la televisión se ha quedado muy atrás con las comodidades que ofrece Netflix, Roku y Hulu.

Los servicios de las plataformas de streaming nos han acostumbrado a:

  1. Temporadas completas
  2. Capítulos en diferentes idiomas y subtítulos
  3. Sin anuncios
  4. Gran variedad de películas, series y hasta novelas
  5. Posibilidad de verla en televisión, computadora o dispositivo móvil
  6. Precio accesible
  7. Planes familiares

Las televisoras han tenido poco éxito lanzando sus propias plataformas porque no cumplen con alguna (o muchas) de las características anteriores. Los ganadores son los que apostaron por este formato y claro, los viewers. Así que, padres, lo siento, somos presa fácil de las comodidades tecnológicas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s