#NiUnaMás

Cuando vi el post de Facebook, no lloré.

Cuando me avisaron por Whatsapp, no lloré.

Cuando llegué a la iglesia, no lloré.

Cuando vi a tus amigos y compañeros reunidos me di cuenta, esto era real, no iba a llegar nadie a decir que había sido una equivocación.

Inocentemente seguía teniendo la esperanza que llegaría alguien a avisarnos, fue un error, esto no pasó. Fue mi forma de lidiar con el shock. ¿Estamos hablando de la misma persona? ¿Angélica, la chava con la que estudié? ¿Pero están seguros? Poco a poco me empezó a caer el veinte, lo que intenté negar en mi cabeza. Tal y como muchos amigos y conocidos han externado no logro entender como pasó. No fue un accidente, no fue auto provocado, alguien te hizo daño y te arrebató la vida. No sabemos todos los detalles, tal vez no sabremos con exactitud que fue lo que pasó, pero ya no estás y alguien es responsable.

En mi cabeza surgen una infinidad de preguntas ¿sufriste mucho? ¿era la primera vez que te hacían daño? ¿por qué nadie se dio cuenta? ¿hubo señales que no vimos? La mayoría no tendrán respuesta. Nunca vi a tus amigos tan tristes, a tus maestros y maestras tan consternados y me duele pensar en el dolor de tu familia.

Me sequé las lágrimas, fui a trabajar y avisé a más compañeros. Puedo dejar de llorar, pero no olvidarme de ti, de lo que pasó. Te quedas con nosotras, #NiUnaMás.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s